29 jul. 2010

Noche...



Noche...


Noche que me tienes en el olvido
no me prives de mis hados,
que ellos vuelen en mis lados
sin ser perseguidos.

Mis dolores tienen sentido y hasta ellos me has conducido,
que se vayan a otros lados
no los quiero conjurados,
ni siquiera huidos.


Así las candelas de mi cielo
me alumbren frente a frente
como flor ceñida;

que su luz luzca en este suelo
de mi cielo ausente,
y me ayude en esta vida.

26 jul. 2010

Amor mueve...


Amor mueve...

Amor mueve mi vida de la que estoy tan falta
con esta pena mía en mi pensamiento
es ahora que así lo siento
pero quisiese sentirme bien alta.

Lloro tal vez en mi mortal salto
de mis angustias en tal tormento
haré frente a mi conocimiento
para que mi vuelo sea exalto.

He de vencer a la muerte de mi alma,
y volar en el cielo;
de mi suerte...

La alegría se aposentará con calma,
ella me acompaña en ese cielo
escapando de mi muerte.

22 jul. 2010

Tú eres el sol...



Tú eres el sol...

Tú eres el sol que a la mañana me acompaña
Iluminando todo frente a frente,
quiero que te vayas lentamente,
y sentir en ti toda la campaña.

Me voy acercando a tu cabaña
en cánticos veraces... nunca inútilmente;
la senda del sol refulgente
feliz he de estar porque el amor no engaña.

Entraré como el sol en tu aposento
en el nido en que tu faz reposa,
y si me dejas a tus labios acercarme;

para respirar tu néctar en tu aliento
como miel que rebosa,
sin tener que retirarme.





21 jul. 2010

Dejar libre a los sueños...



Dejar libre a los sueños...

Dejar libre a los sueños y engañarme,
dulce amor soñé que soñaba,
y así me engañaba;
no quiero acongojarme.

Siento sólo figurarme
haciéndome daño, aunque yo deseaba
dulce néctar, y me importunaba
quiero por ello despertarme.

Dulce sueño eres reposo
pero te siento tan pesado
no siendo para mí más que leproso.

En sueños fui bienaventurada,
y me sentí dichosa
siendo sin querer desdichada.


18 jul. 2010

La mar de tus ojos...




La mar de tus ojos...

La mar de tus ojos me rindiera
quedándome en ellos prendida,
y no siendo yo rendida
ante la luz que prendiera.

Las nubes en lo alto conociera,
si tus ojos no hubiera conocido;
le dan a mi vida su sentido,
si cautiva de tus brazos yo no fuera.

Así le pido al cielo mi estandarte,
que sólo diviso tu cabello,
y quisiera tener ya tus manos.

Mas queriendo a ti mismo aventurarte
en todo aquello que resulte bello
para gloria de tus arcanos.


14 jul. 2010

Andando por la pradera...




Andando por la pradera...

Andando por la pradera en busca de tu mejilla
una mariposa se posó en mi hombro equivocado,
porque tu ausencia provocaba dolor en la mirada,
y los campos se tornaban de color amarillo.

Sin embargo el día se volvía maravilla
al canto de los pájaros en su amanecida;
me traían melodías dulces en su crecida
dejando en mí tu semilla.

Cárcel es mi alma en este prado
donde el anhelo reina todavía
porque sin querer tiene su dueño.

Venga la alegría y permanezca a mí lado
en días de consuelo y vías,
conduciéndome a ti en un prolongado sueño.


8 jul. 2010

El vals...

Mi vals...

Tú eres mi vals,

Mis margaritas,

Mis violetas,

Mis rosas,

Mis amapolas,

Mi música de Beethoven,

Tú mi atardecer,

Mi anochecida,

La alborada,

Tú eres mi propio amor.

Y... mi ópera.

Suenan violines

Trompetas y arpas

Al son de esa melodía cadenciosa

Bailando en dulce sinfonía

Como acordes al compás

De esas nuestras caricias.

Mezclándose miradas

Ellas se van aposentando

Como cuerdas de violín

Son todas ellas tocadas

Recorriendo nuestros cuerpos

Para hallarse en explosión

De pasiones y alborozos.

Un perfume embriagador

Salpica toda la estancia

¡Es el delirio!

Pasión contenida

Que sale flotando

A nuestro ansiado encuentro.

Me miras

Te miro

Ambos enardecidos

Suspiramos al unísono

Se aunan nuestros alientos.

El Danubio no puede contenerse

Es tan inmensa su crecida...

Que nos inunda en su desvarío

Me nombras... Te acercas

Me susurras cánticos

De amor y dulzura.

Fundiéndose nuestras manos

Ya no me dices nada

Sin darme cuenta

Tú me vas atrayendo

Como danzante sigiloso

Colándose en mi alcoba

Lleno de algarabía

Regalándome tu fragancia

A lo largo y ancho de una noche

Largo y ancho como toda una vida.



popololopopo

4 jul. 2010

Tristeza...




Tristeza...

Tristeza ahora que os habéis encumbrado
No quiero teneros mucho tiempo conmigo
Sólo lo necesario y después teneros por enemigo,
Porque quiero hacer libre mi camino en lo sembrado.

Por mucho que os empeñéis no voy a ser derrocado
Ya que no me voy a dar por vencida y no os quiero por amigo
Dejaros de milongas y visitar otros sitios enemigos;
Porque yo pienso cubrirme de alegría de manera apresurada.

Busco consuelo en los amigos
Y esa será mi obra,
Porque de vos no me fío.

Bienvenida esperanza amiga
Nunca estáis de sobra,
Y vuestro bien hará durable el mío.