29 ago. 2010

Tu recuerdo...



Tu recuerdo...

Tu recuerdo hace que te ansié día a día…
hay esperanza e ilusión cuando dos almas se encuentran
para disfrutar en vida.

Soñaré con ese encuentro que llevo en mi corazón,
llegue a sentirme dormida,
y a olvidar en vida,
pero ahora se hace más patente la esperanza,
y los sueños aparecen con toda su magia.

Me quedé dormida,
y ya no te encontraba en mis pensamientos,
el tiempo es el olvido,
pero ahora ha renacido.

Pronunciaba tu nombre,
y silencio...
hoy me llega por fin
el eco de tu voz...

26 ago. 2010

El sol...



El sol...

Por fin el sol ha aparecido
mi alma aguarda reposada,
y en tu cabello me he quedado prendada,
en esos días de sufrimiento conocido.

Si tu mirada no conociera,
no andaría yo tan terca con mi sentido,
si tu boca no hubiese prendido
en este corazón que no fuera.

Así le pido al cielo señalarte,
y por fin vendrán los hados
en tu mirada que me conmueve.

No quisiera nunca aventajarte,
en el amor que nos es dado,
y va el sol alumbrando en el sendero que nos mueve.




18 ago. 2010

Musa...




Musa...


Musa que me habéis dejado arrinconada,
venid que sois lo más sagrado,
dejar atrás mi pasado,
y venid como un hada.

Os espero con mi alma almidonada,
en el sendero que es mi hado,
y es mi bien amado;
como rocío en la madrugada.

No he de renunciar a la senda,
que por fin he descubierto;
dentro de mi alma como una centella.

Mi mundo permanece abierto;
a toda beldad que lo pretenda,
y será mi espíritu una estrella.

15 ago. 2010

Voy buscando la fuente...




Voy buscando la fuente...


Voy buscando la fuente del crecido río,
entre la maleza frondosa;
será para mí una alborada venturosa,
acompañada del tesoro mío.

Las hojas del bosque con su rocío,
empaparan mi frente como nubes venturosas;
en mi sentir tan caluroso,
que hace mella en mí y en el rocío.

El suelo se vuelve verde en la campiña,
será agosto con su colorido abrasadora,
y su verde a dejarnos empieza.

Y alegre está la bienaventurada viña,
en cada racimo bienhechora;
anunciando la alegría otoñal en toda su riqueza.

13 ago. 2010

El cielo...




El cielo...


El cielo se cubrió de un negro velo
el corazón mantenía hinchado,
por dolor y tanto quebranto helado
con mi pesar salpicaba el cielo.

El dolor amenazaba el suelo,
y conseguí que fuese levantado,
en pos de la alegría helada
el rocío cobijaba con su hielo.

Su clara luz me mostraron,
la mirada que tanto adoro,
y en el alba se instalaron los colores.

Callaron los elementos y se ausentaron,
todo se pintó de color oro;
vistiéndose el campo de olorosas flores.

9 ago. 2010

Un día...




Un día...

Un día llegó a mí una rosa
con toda su dulzura
llegando a mi alma su hermosura,
y gocé de manera codiciosa.

Llegó de manera hermosa,
y no resistí su figura
pasando una noche oscura
al pie de sus caricias como una mariposa.

Hubo un gozo tal que no fue sueño;
no sé cómo fue ni cómo ha sido
habiendo mucha calma.

Fue quizás ¿amor pequeño?;
nublando mi sentido,
y éste pudo caber en toda el alma.

7 ago. 2010

Sola...



Sola...

Me encuentro sola entre la gente,
tengo mi alma arrinconada;
entre perlas olvidada
sucumbo de sed ante la fuente.

Sola ante la multitud indiferente;
tengo herido mi costado
bajo el cielo abandonado,
y no puedo ser diligente.

¿Será este mi destino?.
No quiero esta sequía,
es preferible el buen tino.

Solitaria del cielo pendía,
he de hacer mi camino;
en el único tránsito sin sequía.

5 ago. 2010

Tu dulce néctar...





Tu dulce néctar...





Tu dulce néctar que me convida

entre perlas de jazmín sagrado;

no apartes tu boca de mi lado,

en este lugar de por vida.



Venid a mí en esta venida

en pos de días amados;

cojedme de la mano con cuidado,

y susúrrarme, en el escondite, escondida;



palabras de gran calado a la aurora

como flores olorosas,

a buen reclamo.



Perfumes al crepúsculo de rosas;

en este momento y ahora,

que lo necesito y es mi bálsamo.



2 ago. 2010

Cuántas veces!...




Cuántas veces he llorado hoy, luna,
con mi alma llena de pena.

Contémplame no soy la misma,
peno y me he quedado vacía.

No te vayas todavía,
quédate un poco conmigo,

Cántemos a las estrellas
en el espacio vacío...

Ellas nos darán la respuesta;
a tanta congoja mía...


1 ago. 2010

Querido...





Querido...


Querido, días, quedan perdidos
tantos días te di siendo gastados
fueron delirios empleados,
y por ello consumidos.

Mis cielos quedaron carcomidos
y mis lágrimas corren anegadas,
mis mejillas usurpadas
en cada uno de mis sentidos.

Mi pesar cae rendido
bajo tu esquivo fuego.
Querido, ya todo lo he perdido.

Sé atento a mi ruego.
Siendo enternecido.
No me ves amor, eres ciego.