14 oct. 2009

El fin y principio...

El fin... y principio...

El fin de una relación suele ser un periodo doloroso. Tanto si hemos roto nosotros esa relación como si la ha dado por zanjado la otra persona. Antes de seguir escribiendo... tengo que decir que escribo siempre desde mi punto de vista, por lo tanto ni dogmatizo, ni siento nunca cátedra, porque es todo ello siempre tan subjetivo... para mí... me resulta muy difícil por no decir imposible ser objetiva, puesto que todo aquello que rodea a cualquier persona... cosa... concepto... tiene muchos matices y depende de cada cual. Al ser cada uno... únicos e irrepetibles, se pueden dar ideas, conceptos muy variados, lo importante es saber aprender de todos ellos.

Voy a seguir con mi pensamiento... Sí... el fin de una relación puede ser un periodo doloroso... Incluso tanto si nos han dejado... como si hemos dejado... podemos caer en eso de... "Valgo muy poco". Huyo de este pensamiento... porque... si me quedase con ello sería una forma de castigarme, por lo tanto prefiero y elijo, reflexionar, que todas las relaciones son experiencias, de donde puedo sacar un aprendizaje y poder así seguir, el camino que me ha tocado vivir en esta mi vida. Dentro de un mundo creado en mí para mí, en primer lugar, y luego incorporar a el a todos aquellos que sé me aprecian y con su amistad me hacen la senda mucho más cómoda y agradable.

Cuando una relación se acaba, la vida... creo me da la oportunidad de una nueva experiencia. Ése puede ser un tiempo para agradecer, reconocer y apreciar todos los momentos felices que pasé con aquellos que compartí una etapa de mi vida, valorando lo bueno que me aportaron que no es otra cosa que experiencias de aprendizaje... y así pudiendo liberar a esa persona con amor y dar el siguiente paso en mi vida. Es un tiempo para amarme más que nunca con ternura y comprensión. No es el fin del mundo, sino el comienzo de una nueva etapa. Y me digo: Es una nueva época de mi vida... puede ser mucho más maravillosa que la que una vez concluyó hace ya mucho tiempo. Empiezo otra nueva vida con ilusión.

Elijo... amarme, verme desde lo más interior que hay en mí. Abro mi corazón al amor, me relaciono con los demás; con alegría, risas y llanto. Es la única forma que conozco para permanecer en armonía con la vida y conmigo misma. A todas las personas que forman parte de mi vida las envuelvo en ese mi mundo... sean hombres o mujeres. En el están mis amistades, mis seres queridos y todas las personas de mi pasado. Y afirmo que tengo una relación maravillosa y armoniosa con todos, que hay un respeto y un cuidado mutuo entre nosotros. Procuro por todos los medios vivir: con dignidad, paz, sosiego, alegría en esta alma mía. Y como diría alguien a quien aprecio mucho. Puede ser que este amor vuelva a mí multiplicado. No quiero pecar de nada, pero creo que debo seguir lo siguiente: Me amo, me aprecio y me valoro. ¡Y así es! De ser lo contrario poco podría ofrecer a los demás, por ello me siento más viva que nunca en mucho tiempo...


Desearía...

Desearía una nueva oportunidad,

una nueva oportunidad es mi demanda.

Demanda bien entendida... sin exigencia alguna,

después de los avatares de mi vida.

He conocido las piedras en mi senda.

Vida recorrida sobre olas de enormes crestas;

una nueva ocasión... viviéndola,

para poder vencer y borrar,

aquellos surcos y piedras del camino.

Arrancar de un plumazo el dolor,

pudiendo cicatrizar este corazón,

atravesando el contraluz del sueño .

Una oportunidad de nueva vida,

para palpar la estela de la dicha.

Alcanzando y consiguiendo con tesón,

si el tiempo tiene a bien concederme esta ilusión.

Ilusión para seguir viviendo,

en estelas de verdadero amor.

No sé quién llegara a mí.

Estoy abierta a la Vida.

...Sin ningún temor...




ariakymara

8 comentarios:

Tony Amesty dijo...

Todo tiene un proceso, unas estapas que tenemos que pasar después de una experiencia a sí.
Es doloroso, sí, pero todo pasa.....

Un abrazo

Ursula dijo...

Maite...

El silencio es un baño de luz que genera sentimientos que van creciendo de a poquito como un pimpollo... es necesario la espera... pero siempre se abre!!!


"No sé quién llegara a mí.

Estoy abierta a la Vida.

...Sin ningún temor..."

Precioso!!!

Ana dijo...

Maite...Una reflexión muy certera. Y que se puede hacer una vez superado el dolor inicial, cuando todo se va asentando...

Muchos besitos.

Ligia dijo...

Me parece bien abrirse a la vida y a nuevas aventuras.Abrazos

*Luna dijo...

Hola cielo mio que maravilla de texto llevas toda la rszon ahora empieza de nuevas cosas nuevas y sobre todo quiere a ti misma que los demas ya te queremos como eres
un beso muy fuerte de tu amiga Luna

Marucha dijo...

Maite, cariño,que bueno que ya estás en lo tuyo,en publicar.
Así se hace, y muchas gracias por tu visita a mi blog.

Te dejé un recadito-recadote,cuando puedas, hechale una miradita.
http://fundaciondepuebloviejoveracruz.blogspot.com/

Recibe este miercoles 14 de octubre, una lluvia de sonrisas por tu valentía.

Anouna dijo...

Las etapas de la vida, los ciclos. No estamos preparados pero nos vamos preparando en el camino. No se quisiera cerrar los libros ni terminar la historias, pero sucede las historias terminan (algunas) y los libros se cierran (todos).

Tú lo dices muy bien, ahora estás abierta a comenzar otra vez, sobre todo a aceptar y aceptarte a ti misma. Que la vida te siga sonriendo, y comiences con tu pluma a escribir un nuevo libro, y otra nueva historia. Y que el tiempo diga el resto.

Abrazos, te quiero mucho.
Anouna

amor y libertad dijo...

enamorémonos día a día de la vida