31 jul. 2009

¡Ay Alma Soñadora!...


Anhelante de aconteceres

Te han lancerado fuerte.

Con mentiras sin verdades.

Señas que creías,

Quizás equivocadamente.

Nada te decían

Solo gestos... que parecían,

Ser fascinantes.

Jugando con tus sentires,

En estado silente

Te contestaban siempre.

Condenada así día tras día

Sin embargo ¡zas!.

Siempre desde tu despertar

Vas tejiendo tus días.

Nunca sabes al despertar

Como ellos serán.

Te despiertas,

Y... echas a caminar

Debe de ser así y así será.

Por ese sendero cada día.

Apenas sales,

Te atenaza nuevamente,

Ese miedo... despierta niña.

Ahora a caminar.

Algo te motiva.

Te despiertas,

Y... a veces mal.

Poquito a poquito se disipa

Todo ese malestar.

Sin apenas darte cuenta,

Ahí estás... haciendo,

Tejiendo... sin apenas

Saberlo, el día,

Va declinando,

Y... cuando...

Te quieres dar cuenta.

Se te ha ido

Entre las manos.

Hasta te has olvidado,

De tu crepúsculo.

Rojo tan anaranjado

Y... te entra esa congoja,

Porque te has olvidado.

Sin percatarte.

Sigues en esas

Tus cavilaciones,

Ideas, imaginas, haces.

Llega ya la anochecida,

Y sigues... hilando.

Topándote con la amanecida:

Ella y tu soledad,

Soledad buscada,

Y en muy buena compañía.

Que es tu alma

Tan llena y vivida.

Es cierto que sueñas,

Lucha por esos tus sueños.

Incluso a veces crees atisbar

¿Quién lo sabe?.

¿Quizás, cuándo, dónde?.

Intento respirar,

Y no quedare sin aire.

No temas no, no, no, no.

¡Adelante!.

No agoto mi paciencia:

Sueño con campos,

Sueño con mares,

Sueño con cielos.

Ellos mitigan mis males.

Desde hace tiempo

Me he negado

Cantar al desamor.

Prefiero tararear: Al Amor.

A la vida,

A los pájaros,

A las estrellas,

A los niños,

A nuestros mayores,

A todos mis semejantes.

Cantar al desamor

Es como queja constante.

Ello no conduce a nada

Más que al desastre,

Y... a la pena del alma.

Me congratula beber

En la fuente del Amor.

Logrando así mi calma,

Y por ende la de mis semejantes.




xxxrealdreamxxx





hamoudaissam


Nota: No os perdáis, los vídeos, son realmente buenos.

9 comentarios:

medianoche dijo...

Y quien no tiene esos días indeseados de soledad incubando la pena , son congojas del alma, hay que salir sacar todo lo que hay adentro, tirarlo lejos donde no nos encuentre mas, son días que debemos dejar en blanco, bien dices que es bello el cielo, los campos y mares, bien Maite disfruta hoy mucho.

Besitos

amor y libertad dijo...

hay que abrir los ojos para ver la luz

caminante dijo...

Pero que nunca se acaben los sueños.
Un beso Maite, amiga

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

Gracias Medianoche, voy a tener un día estupendo (por cierto, Rosario, cada vez que leo "medianoche", me entra un hambre de unos bollitos suizos, que se llaman así, qué ni te imaginas!)

Santi, ya los tengo abiertos, gracias, por el consejo.

Y, sí, Juanjo, ojos abiertos viendo la luz, y a la par soñando, nada está reñido con nada.

Un abrazo, y si viene alguien más, que se de por abrazado.

Maite

Manolo Jiménez dijo...

Maite, das mucho que pensar porque hay más debajo de las letras que sobre ellas.

Me doy por abrazado y te mando un abrazo.

Poseidón dijo...

hola MAITE,
soñar si, ayuda a descansar , curar y aliviar, soñar es normal y vital...

Y despues andar con los ojos bien abiertos para caminar y volver a soñar...cosas de la vida , verdad?

Amiga tengo publicado hoy un post que te va a gustar...

feliz verano tb para ti, besos.

Mundo Animal. dijo...

./’´’´’\
.//^ ^\\
(/(_?_)\)
._/”*”\_
(/_)^(_ )~
QUE LINA ENTRADA Y LOS VIDEOS GENIALES AMIGA,SIGAMOS SOÑANDO ESPERO DISFRUTES DEL FIN DE SEMANA
SALUDOS CHRISTIAN

Los Afonics Son dijo...

Hermosisimo...

Anouna dijo...

Maite entre soñadoras, debo decir que tu poema me ha fascinado. Tienes ahí varios secretillos, que apenas sutilmente se ven a la luz. De todo el poema que está precioso, me quedo con la parte más llena de esperanza, optimismo, y ganas de salir hacia adelante.

Todo lo demás se puede completar, en cualquier momento, y si no es así, al menos lo soñamos.

Besos miles, de millones, grandes, enormes, por montones sin fin. Y abrazos igual de molestosos, harrrrrrrrrrrrtos.


Anouna