29 oct. 2012

La esperanza de amor...



La esperanza de amor...

Nunca digamos adiós
cuando hemos quedado prendidos en la retina.

La esperanza vive a nuestro alrededor
en continuo baile de letras y canciones.

Nuestro amor no es recuerdo es vida,
que se manifiesta cada día.

En pequeñeces, detalles,
que a fin de cuentas es lo que vale.

Poseemos nuestras miradas,
y en ellas encontraremos ese ansiado; vale, vale, vale...




28 oct. 2012

El vals del amor sin trampas...



El vals del amor sin trampas...

El amor lo es todo entre dos que se aman,
es como un baile a dúo: el uno sigue al otro,
o bien se deja llevar, paso adelante, paso atrás,
se va girando según suenen los acordes.

Los arpegios melódicos van marcando el ritmo,
unas veces acelerado, otras lento, o acompasado.
Dos almas en una sin decir nada,
no hace falta, sus miradas hablan,
esos benditos silencios.

Sin necesidad de musitar nada, se saben,
se aman, sin trampas.
Es un baile en toda regla,
nadie lleva la batuta.

Un baile perfecto, sincronizado,
símbolo perfecto que irradia armonía.
Dos seres que siendo dos se convierten en uno,
ese es el verdadero amor.

En el baile armónico, de repente,
sin saber el porqué... ya no hay eclipse,
uno de ambos falla, ¿quizás miedo, cobardía?
Nada está perdido, existe entonces, la mirada diáfana,
diciendo sin emitir sonido y pidiendo el perdón con la mirada.

Las notas melodiosas vuelven a sonar.
¡Es un vals! Vuelven a llevar...
El ritmo acompasado de siempre,
siendo uno al unísono.
¡Ha vencido el amor en el fragor!


BPanther

27 oct. 2012

Llueve en mi alma...



Llueve en mi alma,
con gotas de lágrimas,
tristes, amargas,
penetrándome, empapándome,
volviéndome dócil,
y embebida de humedad.
No escapo al llanto,
el me consuela.

Otrora a otros,
les va a tocar llorar,
porque no se debe dañar.
Sé valiente, da la cara,
no te escondas,
que te han de descubrir.

En esa lluvia de lágrimas,
me hallo, me consuela,
porque hay que enfrentar,
cuando a uno le lanceran,
en todo su sentir.

En mi lluvia me encuentro,
se abren caminos,
que creía muertos,
pero las gotas,
purifican lo que hay dentro de mí.

Las gotitas de lágrimas,
penetran en mi vida,
como si fuesen tierra,
que necesita ser regada,
volviéndose fértil,
y dan así de nuevo alegría,
a mi vivir.

Mi cuerpo todo las acoge,
para limpiar la pena,
y la adorna de guirnaldas,
para que nada afeé,
lo que debe de haber,
dentro de mí...




cerealfreak

26 oct. 2012

Frases...

Frases...

1. A veces, cuesta mucho más eliminar un solo defecto que adquirir cien virtudes.

Jean de la Bruyére


2. Buscando el bien de nuestros semejantes, encontramos el nuestro.

Platón


3. Complace a todos y no complacerás a nadie.

Esopo


4. Cualquier hombre, en cualquier momento de la vida, puede ser tu amigo o enemigo, según te conduzcas con él.

Cleóbulo


5. De lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso.

Napoleón Bonaparte


6. Donde hay educación, no hay distinción de clases.

Confucio


7. El comportamiento es un espejo en el que cada uno muestra su imagen.

Johann Wolfgang von Goethe


8. El mundo no está amenazado por las malas personas, sino por aquellos que permiten la maldad.

Albert Einstein


9. El saber y la razón hablan, la ignorancia y el error gritan.

Arthur Graff


10. Haz aquello que sea lo mejor que haya que hacer.

Marco Tulio Cicerón


11. La amabilidad es la forma más segura del desdén.

Heinrich Böll


12. La boca amable multiplica sus amigos, la lengua que habla bien multiplica las afabilidades.

Eclesiástico


13. La gravedad es el escudo de los tontos.

Charles Montesquieu


14. Las conductas, como las enfermedades, se contagian de unos a otros.

Francis Bacon


15. Lo que al caballero le hace ser caballero es ser medido en el hablar, largo en el dar, sobrio en el comer, honesto en el vivir, tierno en el perdonar y animoso en el pelear.

Fray Antonio de Guevara


16. Mi conciencia tiene para mí más peso que la opinión de todo el mundo.

Marco Tulio Cicerón


17. Nada impide tanto el ser natural como el afán de parecerlo.

Duque de la Rochefoucauld


18. Nuestro carácter es el resultado de nuestra conducta.

Aristóteles


19. Obra siempre de modo que tu conducta pudiera servir de principio a una ley universal.

Immanuel Kant


20. Perdónaselo todo a quien nada se perdona a sí mismo.

Confucio


21. Si podemos formularnos la pregunta: ¿Soy o no responsable de mis actos? Significa que sí lo somos.

Fiodor Dostoievski


22. Todos los hombres que no tienen nada importante que decir, hablan a gritos.

Enrique Jardiel Poncela


23. Trata a tu inferior como quieras ser tratado por tu superior.

Séneca


24. Tratar de mejorarse a sí mismo es empresa que suele dar mejor resultado que tratar de mejorar a los demás.

Noel Clarase


25. Lo mejor en esta vida es: Ser honestos, no mentir, no hacer aquello... que no nos gustaría que hiciesen con uno, no ser engreidos, ser respetuosos, y nunca consentir las injusticias, por último no hay mejor que saber hacer uso del diálogo en todos los ordenes de nuestra vida.

María Teresa Alejandra




Otreao

Hay que salir a pelear
hay que salir a luchar
hay que volver a encontrar
todas las cosas divinas
defender el lugar.

Tenés que hacerte valer
no sos un trapo de piso
hoy decidís un país
podes cambiar este gris
ahora o no lo haces más.

Es el momento mi amooor
es un momento cruciaaal,

Hay que salir al soooooool!

Yo no me banco el dolor
que me cargan en la espalda
ya entiéndanse de una vez
y no me hagan a mí
sentir lo que no se bancan.

Conectense de una vez
y van a ver que es posible
despiértense de una vez
algo hay que volver a hacer
en este puto lugar.

Alguna vez en la vida amor
vamos a volver a hablar.

Hay que volver a empezar
hay que volver a soñar
hay que volver a sentir
que no se puede vivir
sin esa poca de sal.

El odio me hace sentir
a los cretinos de siempre
pero yo puedo cambiar
el odio por libertad
también me asusta y me pierde.

Hay que salir a pelear
hay que salir a luchar
hay que volver a encontrar
que no se puede vivir
sin esa poca de sal.

Hay que salir al soooool!

Saaaalirr aaal soool
saaaalirr aaal soool
saaaalirr aaal soool
saaaalirr aaal soool.

24 oct. 2012

El enfado...

El Enfado... (Entrada escrita hace tiempo)

Hoy voy hablar del enfado, rabia, como queramos llamarlo, por algo que me aconteció en su día. Ahora ya estoy muy bien de salud, relajada, tranquila y he pensado, reflexionado sobre ello, porque no es frecuente en mí conducirme de esta manera.

Creo que todo el mundo tiene que vérselas con la rabia alguna que otra vez en su vida. La rabia, el enojo, es una emoción sincera. Cuando no se expresa, se va acumulando en el cuerpo, y normalmente se manifiesta en forma de mal estar, de alguna manera incluso... podemos llegar a somatizar todo aquello que nos ocurre, y ello sale a la luz, reflejado en nuestro organismo.

Como siempre estoy escribiendo desde mi perspectiva, mi punto de vista, sin sentar cátedra, ni nada por el estilo, simplemente es un razonamiento a mis pensamientos, que fluyen continuamente. Por lo tanto escribo de manera subjetiva, porque siempre he pensado que ser objetivos es arduo complicado.

Después de este pequeñito inciso, continúo... Para mí... siempre lo mejor es poder hablar sinceramente con la persona con quien estoy enfadada, y así liberar las emociones contenidas, pero antes de ello, lo mejor es ir preparada, porque si llevo mucho enfado, en lugar de arreglar las cosas, las puedo poner al límite, y eso no es precisamente lo idóneo. Hay que ir con muy buena predisposición, claro, siempre y cuando, con aquella o aquellas personas, que nos hemos enfadado merezcan la pena, si son del tipo de personas, que nos hacen daño, tienen envidia, celos o amén de otras causas, lo mejor es ignorar, pasar página y punto final.

Quizás, os parezca una tontería, pero cuando alguna vez alguien, que me merecía la pena me ha hecho daño, he chillado, gritado, llorado, he dado con los cojines contra el sofá, y así, esa rabia, enfado, enojo, se iban diluyendo. No siento ninguna vergüenza en confesarlo, porque mis sentimientos son pensamientos en acción. Tienen una utilidad, y cuando los dejo salir libremente de mi mente, y de mi cuerpo, dejo espacio para otras experiencias más positivas. Y así, después de hacer todo esto, que os puede parecer una tontada, me quedo toda relajada, y dispuesta a perdonar a la persona que provoco mi enfado. El perdón es un acto de libertad para mí misma, porque soy yo, quien me beneficio con él. Esto me lleva a pensar en la diferencia entre liberar y revivir viejas rabias, enojos, enfados o como queramos llamarlo. Ya es pasado, no revivas, hecha todo eso al saco del olvido.

A veces, ante injusticias, no debemos permanecer impasibles, y por supuesto toda injusticia produce enojo, pero un enfado habitual no es bueno, debemos de huir del como de la peste. Muchas personas ya salen enfadadas de casa, y claro el enojo produce más enojo, en otros, es un efecto boomerang, de alguna manera rebota contra uno. Por eso tengo la sana costumbre, cuando salgo de casa, al mismo tiempo que cierro la puerta, en algún lugar dejo, el enojo, la tristeza, y salgo a la calle con la mejor predisposición, la verdad no me cuesta mucho, es cierto que tengo un carácter fuerte, pero a la par me considero una persona bastante afable, no es presunción, es realidad, y además lo puedo constatar, porque mis amistades y conocidos, así me lo dicen. Creo que nadie escapa a la experiencia de la rabia, enojo, enfado, ira. El secreto está en identificar e intentar llevar esa energía en una dirección más sana, de lo contrario, nos veríamos ante el resentimiento, que es la rabia contenida durante mucho tiempo, por ello es bueno, reflexionar, interiorizar, para así poder canalizar, nuestros emociones. Cuando me aconteció aquel enfado, lo que me ocurrió, entonces, fue un cúmulo de acontecimientos, porque ya digo que mi carácter aunque fuerte lo sé dominar, desde hace mucho tiempo, debido quizás a que siempre he pensado mucho, reflexionado e interiorizado, me ocurre desde bien niña, creo recordar que como a los seis años, ya me hacía muchas preguntas. Por supuesto preguntaba a mis mayores, pero no siempre por no decir casi ninguna me satisfacía aquello que me decían, y entonces me dedicaba a estar en mi mundo, como suelo llamarlo hoy en día.

Ya finalizo diciendo que todo eso hay que apartarlo del camino, no conduce a nada, sólo hacernos daño a nosotros mismos.





22 oct. 2012

Pena en el Alma y Renacimiento...

Pena en el Alma... y Renacimiento...

A veces... cuando peor estamos es cuando nos damos cuenta realmente de la verdad que hay dentro de nosotros mismos. Incluso nos podemos llegar a asustar de nosotros, porque vemos que no se cumplen las expectativas, que teníamos puestas en nuestra vida. Por poner un ejemplo... cuando hemos perdido cosas materiales por cualquier circunstancia y ya no tenemos el poder adquisitivo de antes, ello en lugar de hundirnos debiera hacernos reflexionar, y ver la Vida desde otra perspectiva. Al darnos cuenta de ésto, incluso podemos sentir vergüenza de nosotros mismos, y no, no, no, simplemente que tenemos que pasar de un estado a otro, y cuando comprendamos que eso se alcanza poquito a poquito, nos conformaremos, y no nos sentiremos ya tan mal. O bien cuando hemos tenido cualquier perdida de cualquier otra índole.

Todo ello puede producir un trastorno dentro de nosotros, pero hemos de tener la suficiente Valentía de afrontarlo y sino somos capaces por nosotros mismos... hemos de saber pedir ayuda de cualquier tipo. Aquí juegan un papel muy importante los expertos médicos, y así mismo aquellas personas que consideramos Amigos de verdad. Claro que lo principal es ponernos en manos de expertos que nos puedan ayudar, pero también es cierto que no hay como la Amistad desinteresada, que todo lo da sin pedir nada a cambio. Los Amigos no solamente están en los buenos momentos sino también en los malos, no debemos huir en esos momentos de todo, y encerrarnos en nosotros mismos, puedo hablar así porque he pasado por ello una y mil veces... pudiendo decir con toda honestidad, que he salido no solamente a flote sino que he salido completamente Renacida, y eso que en aquellos momentos no contaba con las amistades de hoy en día, precisamente, porque me había encerrado en mí misma... y porque la Vida hizo que las buenas amistades que en estos casos pueden contarse con los dedos de una mano y no llegan... estaban a mucha distancia de mí y por problemas económicos no me podían ayudar escuchándome de tú a tú...

Para aceptar todo ello... hemos de instalarnos en el umbral de la humildad, y desechar todo aquello que tenga que ver con nuestro orgullo. Si se necesita una mano Amiga pero Amiga de Verdad pídela, en lugar de encerrarnos en nosotros. Eso no conduce nada más que a la pena del Alma...
La verdad que todo ello es una constante en mi Vida... pero día que pasa me voy haciendo más fuerte, y eso que me considero... dada mi sensibilidad extrema una persona muy vulnerable y frágil... Por lo tanto procuro deshacerme de aquellas personas, que sin comerlo ni beberlo, me han herido en lo más profundo de mi Sentir, se necesita amarnos mucho a nosotros mismos para darnos cuenta que es el mejor proceder para con nuestra persona...


micro51

Ecos de besos...



Ecos de besos...

Cuando escuches mi voz besar a la tuya,
no pienses que quiere robarte el silencio,
piensa que quiere secuestrarte un te quiero.

Cuando escuches mi voz besar a tus labios,
no pienses que quiere usurparte la gloria.
Piensa que quiere arrancarte un te amo.

Cuando escuches mi voz besar a tu alma,
no pienses que quiere quitarte una parte.
Piensa que quiere arrebatártela entera.

Cuando sientas mi beso sin voz,
en silencio besarte...
No pienses que quiere quitarte la pena.
Piensa que quiere darte... mi vida entera.

21 oct. 2012

La magia de unos besos...



Los besos son pura magia,
cálidez en su expresión,
como elixir que se aposenta,
dentro de nuestro corazón.


Contacto de labios,
que se buscan,
con ardorosa pasión,
en la noche en la mañana,
para goce de los dos.

Mis labios besan,
los tuyos besan,
y como acordes de harpa,
en oleaje se encuentran.

Nuestras bocas se abren,
para disfrute de tan bello instante.
No besamos mezclándose las mieles,
siendo más que un beso un deleite.

Es la plenitud del ansiado anhelo.
Y es que son tus besos,
el cielo que yo deseo.






progesstrain

19 oct. 2012

Enamorada ando de la vida...



Enamorada ando de la vida,
yendo por mil caminos
parándome en cada rincón oliendo la huida
como margarita en flor en pergaminos.

Voy soñando refugio de la consabida
ilusión al olor de los cominos,
que me depara la senda gélida
haciéndose a cada paso grácil y ligera.

Mi corazón se detiene en su faena,
con néctares de mi flor predilecta,
y entono canciones volviendo la alegría.

Y el luto de la noche denegrida
va abriéndose paso ante la vida,
luciendo un arco iris para dicha mía.





kennyGuille

18 oct. 2012

Azul...

Azul

Allá... puedo divisar un claro horizonte.
Oculto, tras la mar, y azul.

Rocas imperecederas.
Olas salpicando que vienen y van,
al vaivén de la marea.

Un cielo azul bajo una capa de estrellas,
Que siendo tan límpido, me hace, sonreír a mí.

Desconocidos destinos que pretendo imaginar.
Repetición sin fin de vidas paralelas.

Días azules en una vida azul.
Así, es el amor, azul.
La nota de color que necesitas
para seguir viviendo.

Alegría tras el amor,
amor tras la alegría.
Azul sobre azul.
Exquisita agonía.

Profundidad sin fin,
en el inmenso infinito,
y finito en un instante.

Vives porque amas,
amas porque vives,
y el círculo se cierra tras de ti.

Azul claridad sobre azul.
Alegre primavera,
que prosigue al invierno.

Claroscuro que te alumbra.
Alegría ante el amor,
dolor ante el temor,
negro sobre gris,
azul sobre azul.
Amor.

La vida me ha devuelto la esperanza.
Rescatando del olvido sentimientos
que parecían muertos.

Recibo al aire al entrar en mi garganta,
y al viento que atrae a mí las olas,
oigo la mar chocando con las rocas.
Quedándome ensimismada.

Continúo ante las rocas de la vida,
soñando con futuros alcanzables.
Por más garrotazos que recibes
la vida se aferra al horizonte
que se muestra total e inescrutable.


15 oct. 2012

La Princesa Adriana...





Hoy os voy a poner un cuento, que escribí hace tiempo...



La princesa Adriana...

Soñadora por naturaleza. Cabrilleándole los claros ojos con relámpagos de alegría. Cascabeleras las piernas como si fuese a comenzar una danza, Adriana, la muchacha alta y esbelta, bondadosa y dulce adornaba su nuca con un moño de pelo dorado y brillante.

Era artista ¿Cómo no? Su Patria era Austria y valses tocaban los violines. Adriana venía de su diaria lección de música. Tenía tan solo dieciséis años.

Pimpante la primavera, distribuía gorjeos, y flores sin tasa, y a pesar de que todavía no estaba avanzada la estación, parecía que el verano se hubiese adelantado, y un bochorno precursor de tormenta, se podía palpar en la atmósfera. El cielo que presumía de azul, de pronto cambio a color plomizo, comenzando a caer gruesas gotas y los truenos empezaron a hacer de las suyas, Adriana se asustó y empezó a aligerar el paso, ya no caminaba, corría, corría, corría... Y... encontró refugio en una casa abandonada. Allí permaneció hasta que dejo de llover. Cuando se disponía a seguir su camino, oyó un ruido, se detuvo y una anciana le salió al encuentro. Era una mujer de edad incierta, pálida y arrugada. Sus vestidos estaban empapados, y sin embargo su voz era dulce y cálida. Y... entonces se dirigió a Adriana y le dijo:

- Linda niña
- ¿Me quieres socorrer? No tenemos nada hoy para comer mis hijos y yo.

Se la quedo mirando Adriana con los ojos muy abiertos, como si mirase a una aparición. No tenía miedo, pero de dónde había salido la mendiga. No dudó ni por un momento en socorrerla, porque la veía muy fatigada, y con cara de sufrimiento.

- Tome, buena mujer
- Susurro

Y le entregó el donativo.

- Gracias, amiga de los pobres
- ¿Me conoce usted?
- Quién no conoce a “la amiga de los pobres”
- Debajo del delantal, le ofreció un bonito ramo de margaritas.

Y... lo mismo que de repente había aparecido desapareció. Adriana a la que le gustaban las flores se puso muy contenta, pero poquito le duro la alegría, a su paso le salió un carruaje, y un muchacho se apeó del coche poniendo el grito en el cielo... Qué hacéis vos con esas flores, no sabéis que sólo están en el jardín de mi palacio?... Adriana se quedó muy asombrada y explicó como pudo su encuentro con la anciana. Ella era inocente, y esta seguridad es la mejor arma para vencer... y sólo musitó... porque el príncipe le dijo, que la tenía que llevar arrestada a su Palacio:

- ¡Pobre mamá!
- Se va a preocupar que llegue tarde

Las puertas de Palacio se abrieron de par en par. Adriana resuelta y decidida le contó a la reina lo acaecido con la mendiga. Y la reina le dijo:

- No tengas miedo si así te ha acontecido, pues se te perdonará
- ¿Me puedo ir entonces?
- Sí, el cochero te va a llevar con tu madre, no te preocupes.

Ya en brazos de su madre todo le parecía una inmensa pesadilla... y por ella supo todo aquello... que del Palacio habían enviado como obsequio.

El tiempo es la mejor goma de borrar. Poco a poco, ya trenzando frases, palabras y sílabas, hasta que sólo el recuerdo se diluye... por nuestra mente como algo... ya muy lejano. Qué buen remedio para el olvido es el tiempo.

Y así continúo su vida de siempre Adriana. Y no recordaba tan siquiera su aventura primaveral. Y... de pronto... entra, Alegría, en la casa, era la sirvienta, y dice:

- El príncipe se ha apeado de su carruaje, y está a la entrada de la casa.
Pidiendo disculpas por presentarse sin previo aviso.

- Alteza saludaron madre, padre e hija con una graciosa reverencia.
- Adriana dijo el príncipe:
- En primavera te conocí y en primavera vuelvo hallarte. Tu bondad, sencillez, y tu alegría me han cautivado. Me motivaron tal impresión en mi alma, que en vano he buscado el olvido. Sólo puedo quererte a ti. Se conoce que así estaba dispuesto, llámale: el azar, el destino, qué más da!

- Y... siguió diciendo... cuenta la leyenda, que las margaritas no pueden poseerlas más que reinas y princesas, por eso de alguna manera llegaron a ti y, hoy te las ofrezco yo, como futura princesa de Austria.

Entonces se acercó el cochero... con una cestita de hermosas margaritas. Adriana no daba crédito, se puso muy contenta, porque en el fondo no había olvidado al príncipe.

Comprendió... que alguien da el ciento por uno, porque a las pobres que socorría, agradecidas, por la generosidad de la muchacha, sobornaron a una camarera de palacio, para que un ramo de esas flores fuesen a parar al poder de Adriana con el ánimo de que llegase a ser reina, como así fue.

Adriana extendió estas flores por todo el país y después se fueron instalando tanto en ciudades, como aldeas y, hasta en ribazos y campos viven felices las margaritas. De esta manera a Adriana se la conocía en todo el reino como la Princesa de las Margaritas.


76tile

14 oct. 2012

El Sol...



El sol...

Por fin el sol ha aparecido
mi alma aguarda reposada,
y en tu cabello me he quedado prendada,
en esos días de sufrimiento conocido.

Si tu mirada no conociera,
no andaría yo tan terca con mi sentido,
si tu boca no hubiese prendido
en este corazón que no fuera.

Así le pido al cielo señalarte,
y por fin vendrán los hados
en tu mirada que me conmueve.

No quisiera nunca aventajarte,
en el amor que nos es dado,
y va el sol alumbrando en el sendero que nos mueve.




11 oct. 2012

Las Rosas...



Las rosas

Las rosas son hermosas pero dañan,
en su dulce belleza palpitan al rocío.
Mi mano al tomarlas se pican como plagio,
de todos los sentidos que se bañan.

Qué dolor tan intenso sus espinas acompañan,
la suave belleza que tienen hieren cual arpegio.
Notas musicales marcan siendo obvio,
un ritmo acelerado que a las almas arañan.

Un día mi mano clamara justicia,
en el encuentro entre rosas y espinas
habiendo batalla en la lejanía.

Me giro al son de las serpentinas,
para que así me alcancé su clemencia,
no haciéndome jamás daño sus espinas.



563032

10 oct. 2012

Echar de menos...


Echar de menos...


No sé el porqué...

hoy te eché de menos:

los paseos a la luz de la luna,

las conversaciones atropelladas,

esas miradas tan cálidas,

por ello te he echado en falta.


Sin ti a veces me adormezco,

para que pase el tiempo,

y la soledad que instaura el silencio,

vaya pasando sin yo notarlo.

No veo tus ojos,

no se cruzan con los míos.

No están al alcance de mis manos.


Sino estuvieras tan lejos:

los paseos, las miradas, las caricias,

me harían amanecer de nuevo.

Como savia que necesita toda flor,

tú eres mi Amor único,

y doble al mismo tiempo.


¿No lo sabías?

Ahora ya lo sabes.

Eres mi sonrisa,

mi anhelo acuciante

mi alegría, mi calma,

todo ello en un instante.

8 oct. 2012

Las estrellas...



Las estrellas...

Contemplando las estrellas luminosas
en la anochecida del firmamento,
sólo me fije en una la que yo amaba,
desde aquel día no puedo olvidarla.

Mi estrella a veces en su soledad está apagada,
la brisa le lleva mi soplido y así brilla
con destellos azules en la profundidad de su mirada,
volviendo su alegría a su linda cara.

No penes estrella mía,
que todas las noches me asomo a mi balaustrada,
y te miro muy cerca... desde mi alma.

Un día como estrella que eres,
recorrerás el firmamento,
para posarte en el alféizar de mi ventana.




flashdance83

7 oct. 2012

Mi alma clamó...




Mi alma clamó...

Mi alma clamó en el estío
por tu amor y mi locura;
venid a mí con frescura
en este verano de desvarío.

Tu mano me sacó del vacío,
y la alegría llegó a mi alma;
con toda su calma
cuando llegue el invierno ya no sentiré frío.

Henchida de ti en esta entrega
en esos labios que tu boca junta,
pues contenta de ti, así se entrega.

Creo conocer mi sentimiento en mi brega
donde el amor hunta;
en esas almas que se juntan.

4 oct. 2012

El cielo...




El cielo...


El cielo se cubrió de un negro velo
el corazón mantenía hinchado,
por dolor y tanto quebranto helado
con mi pesar salpicaba el cielo.

El dolor amenazaba el suelo,
y conseguí que fuese levantado,
en pos de la alegría helada
el rocío cobijaba con su hielo.

Su clara luz me mostraron,
la mirada que tanto adoro,
y en el alba se instalaron los colores.

Callaron los elementos y se ausentaron,
todo se pintó de color oro;
vistiéndose el campo de olorosas flores.

3 oct. 2012

La Vida...


La vida...

La vida hay que vivirla y es excelente,
pero a veces duele y nos enciende
traspasando el corazón siendo dolientes.
En el alma todo ello se siente.

Hagamos camino fácilmente,
no dándonos por perdidos,
siguiendo, en la brecha del camino, no siendo movidos
hasta conseguir un hermoso presente.

La vida es así en su destino
compañero en el sendero
que imagino.

Buscando la felicidad con tino,
a la vuelta de la esquina puede estar el trecho verdadero
no siendo esquivo.



1 oct. 2012

Voy buscando la fuente...




Voy buscando la fuente...


Voy buscando la fuente del crecido río,
entre la maleza frondosa;
será para mí una alborada venturosa,
acompañada del tesoro mío.

Las hojas del bosque con su rocío,
empaparan mi frente como nubes venturosas;
en mi sentir tan caluroso,
que hace mella en mí y en el rocío.

El suelo se vuelve verde en la campiña,
será agosto con su colorido abrasadora,
y su verde a dejarnos empieza.

Y alegre está la bienaventurada viña,
en cada racimo bienhechora;
anunciando la alegría otoñal en toda su riqueza.