4 ago. 2013

Sin Hablar...




Sin Hablar...

Sin hablar lo has dicho

Cualquier día es el día

Para cambiar el rumbo.

El corazón herido

Late ahora al albedrío

En ese peregrinar sediento

Cual si fuese un peregrino.

Navegando por un cielo

Llevándome hacia el centro

Donde el silencio habita.

Surgiendo cuatro voces

Como los cuatro elementos

Silenciosas sí,

Al instante renovadas...

Has sido candorosamente recibida,

Por una sinfonía al ritmo... de sus acordes

Pudiendo descansar en ella.

Se me ha secado la boca

Y mis labios

Atraen sin premura

A los tuyos

En un fuego de besos

Dulces, acompasados, sedientos

Bebiendo de la fuente lozana

¡Tengo miedo!

¡Yo también!

...La vida... la vida... es esto...



2 comentarios:

andré de ártabro dijo...

Que bonita es la vida así a los acordes de tus sentimientos . Aunque como tú a veces también yo le tenga miedo.
¡Precioso poema, felicidades!
Besos.

AMBAR dijo...

Hola Maite.
Hermosas tus amorosas letras, gracias.
El problema de las actualizaciones sigue, tanto en lo mío como en lo vuestro, a muchos os visito desde vuestro comentario.
He publicado y me tomo unos días de descanso, hoy y mañana visito a tantos como el tiempo me lo permita, nos leeremos pronto.
Un abrazo
Ambar