8 sept. 2013

La Humildad...





La Humildad...

A estas horas de la madrugada... me he despertado, no podía conciliar el sueño y se me ha venido a la mente el vocablo "humildad..." Bien... siempre desde mi punto de vista, intentaré reflexionar sobre la humildad, hasta la palabra ya me parece bella en si de por si.

Creo, ya digo, desde mi aseveración, que bien pudiese estar equivocada... Ya que ser objetivos sobre ante cualquier hecho o comportamiento ajeno, resulta difícil, primando casi siempre, por no decir siempre, un tono digamos subjetivo, en el fondo es todo ello tan subjetivo...

Empezaré aseverando siempre desde este mi mundo, un tanto sui géneris, que es saludable reconocer que no somos el centro del universo, sino una minúscula fracción de su inmensidad, y que al igual que otros muchos seres vivientes, estamos de alguna manera sujetos a un imparable proceso evolutivo. Dicho esto... ¿Cómo podremos ser objetivos ante cualquier hecho o bien ante la actitud de nuestros semejantes? Reflexiono... y se me ocurre al hacer este razonamiento, que solamente es posible si somos capaces de ser humildes... escapando por ende de aquellos sueños de omnisciencia y omnipotencia desde casi el momento, que hemos llegado a este nuestro diminuto mundo envuelto en millones de galaxias.

Muchas veces se puede dar el caso, que no entendamos algo o quizás lo percibamos mal y, en lugar de detenernos e intentar reflexionar buscando una explicación. No, no, no, lo que solemos hacer es denostar aquello que no somos capaces de razonar, porque se nos escapa a nuestro intelecto. ¿Qué pasa entonces? Pudiese ser... que se deje paso a la soberbia, envidia, en lugar de instalarnos en la perspectiva de la humildad.

Me quedo atenta y me pregunto: - Por qué hacemos las cosas tan complejas - Incluso a mi misma me veo bastante compleja. ¡Detente y razona... me digo! Entonces aquello que no comprendía... intento averiguarlo, por mis propios medios o bien recabando información para tener unos elementos que me conduzcan a poderme pronunciar, e incluso pregunto a aquellas personas más versadas que uno. Porque ciertamente de todo no podemos saber. Por lo tanto me detengo de nuevo y... con quién me encuentro. Nada más ni nada menos que con "La Humildad..." Es un vocablo bonito... es mucho más que eso... es una gran Virtud y lo escribo por lo tanto con mayúscula.

¡Cuántos genios ha habido a lo largo de la historia y por no comprenderlos o bien por intereses de cualquier índole ya sabemos como iban acabando...! Y por hoy hasta aquí he llegado... Es mi sentir y como tal lo expreso...

3 comentarios:

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Como dijo Ernest Hemingway:
"El secreto de la sabiduría, del poder y del conocimiento es la humildad".
Muy buen Texto para reflexionar y meditar.
Abrazos.

Giuliana dijo...

Tienes mucha razón, es mejor ser conscientes de nuestros defectos y debilidades,y así poder mejorar como personas....la humildad ayuda a tener una visión mas amplia y no creer que somos el ombligo del universo.

Un abrazo q tengas buena semana

Priego dijo...

Hola Mª Teresa, una entrada estupenda con muy buenas reflexiones. Es vedad que a veces cuesta ser humilde, pero nos deberíamos esforzar cada día mas por serlo.
Un abrazo.