30 mar. 2009

El espacio...

El Espacio...

Cuando contemplo...

En mis noches el espacio

Ese inmenso cielo estrellado

Me quedo siempre absorta

Pensando en la inmensidad

Del espacio infinito

Y me veo tan poquita cosa

Conformando parte del mismo

Que en su inmensidad me pierdo

Y vuelan mis penas

Cual pájaro al viento

Yendo a su encuentro

Fundiéndose con él

Pudiendo de esa manera

Con llenura de paz y sosiego

...Rebosar en mi ser toda la calma...

...Para seguir viviendo...



nelson

16 comentarios:

Miel dijo...

Maite guapa!!! una vez más me siento plenamente identificada con lo que he leído.

Creo que las noches tienen algo mágico, soy nocturna por eceléncia, como un buho. En las noches es también cuando puedo encontrar una paz interior que durante el día no tengo tiempo ni puedo encontrar. Las noches son silenciosas, son íntimas, nos permiten adentrarnos en nosotros mismos, concentrarnos en lo que somos grácias a lo que hemos vivido, en lo que sentimos o somos capaces de sentir.

A menudo sueño despierta, mi mente vuela también hasta el cielo, hasta la inmensidad del espacio.

Besotes y mil grácias de nuevo por regalarme las sensaciones que me produce leer lo que escribes!!

Miel

Mª JOSE. dijo...

Pande...es realmente hermosa tu entrada.Somos lo que dices una minúscula molécula en la inmensidad de la galaxia.Y nos creemos los reyes.
Precioso,Pande.
Besos.

sedemiuqse dijo...

Que bonto.
besos y amor
je

pande... dijo...

Miel, es increíble, me siento muy identificada siempre con todos aquellos comentarios que me dejas, gracias.

pande... dijo...

Gracias, María José por tu reflexión, y gracias "gorrita", deja esta fotografía, estás muy salaaaaaaaaaa.

un beso

Maite

Tony dijo...

Preciosas ese abside de estrellas y planetas que son tus letras....


Un abrazo

Celia dijo...

Hola Pande. Sí, somos tan poco y nos creemos tanto y tan importantes...
Precioso el poema.
Un abazo

the ghost ♥♥♥ dijo...

hola amiga q tal?,el universo tiene mucha magia y misterio, sera poe eso q es tan hermoso?. q bueno reencontrar a los amigos otra vez, pense q no volveria a recuperar al fantasma, pero por suerte volvio. aqui te dejo mi otro ghost, el q hice nuevo y como era igual q el primero le puse onda green, rock, y ahi pondre otras cositas, espero q te guste y me sumes.
http://theghost-shadows.blogspot.com/
yo andare por aqui dando un paseito como siempre.
te dejo un gran abrazo.-

pande... dijo...

Gracias Tony, por tu comentario tan lindo, un abrazo para ti.


Gracias Celia, bonito y halagador comentario me has dejado, besiños neniña.

Gracias the ghost, me creí que te habías esfumado cual fantasma, ya te iré hacer una visita, un beso neniño.

Maite

lys dijo...

Qué belleza...! Ese firmamento de deseos bellos. Transmites paz en esos versos.

Un beso, guapa.

roxana dijo...

Pande, opino igual que vos, del comentario que me dejste en mi blog, victimas no, perseverantes y luchadoras si, el espacio hermoso un besote u buena semana!!!!!!!!!!!!!!!11

pande... dijo...

Gracias Lys, que cuando puedes siempre, que pasas me dejas comentarios bien lindos, y sé que tienes muchos seguidores, no me extraña nada, tienes textos muy hermosos.

Gracias Roxana, tú también siempre haces una escapadita, y te acercas a mi casa, y al igual que Lys, tienes cantidad de seguidores, tus textos siempre muy interesantes, y tu punto de vista, siempre luchando, quejas fuera, estoy de acuerdo contigo al 100%, no soporto... a los que mueren en vida por quejarse.

Un abrazo y besosssssssss

Maite

Elio Milay dijo...

Un punto azul pálido es una fotografía de la Tierra tomada por la nave espacial Voyager 1 a una distancia de 6.000 millones de kilómetros y el título de un libro de Carl Sagan inspirado en esta fotografía. Muestra la Tierra como una mota de luz casi imperceptible por el fulgor del Sol. La foto fue tomada el 14 de febrero de 1990. En 2001 fue seleccionada por Space.com como una de las mejores diez fotos científicas del espacio de la Historia.

Los comentarios de Sagan sobre esa histórica foto fueron los siguientes:

"Mira ese punto. Eso es aquí. Eso es casa. Eso es nosotros. En él se encuentra todo aquel que amas, todo aquel que conoces, todo aquel del que has oído hablar, cada ser humano que existió, vivió sus vidas. La suma de nuestra alegría y sufrimiento, miles de confiadas religiones, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador y recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de la civilización, cada rey y cada campesino, cada joven pareja enamorada, cada madre y padre, cada esperanzado niño, inventor y explorador, cada maestro de moral, cada político corrupto, cada “superestrella”, cada “líder supremo”, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie vivió ahí – en una mota de polvo suspendida en un rayo de luz del sol.

La Tierra es un muy pequeño escenario en una vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre vertida por todos esos generales y emperadores, para que, en gloria y triunfo, pudieran convertirse en amos momentáneos de una fracción de un punto. Piensa en las interminables crueldades visitadas por los habitantes de una esquina de ese pixel para los apenas distinguibles habitantes de alguna otra esquina; lo frecuente de sus incomprensiones, lo ávidos de matarse unos a otros, lo ferviente de su odio. Nuestras posturas, nuestra imaginada auto-importancia, la ilusión de que tenemos una posición privilegiada en el Universo, son desafiadas por este punto de luz pálida.

Nuestro planeta es una mota solitaria de luz en la gran envolvente oscuridad cósmica. En nuestra oscuridad, en toda esta vastedad, no hay ni un indicio de que la ayuda llegará desde algún otro lugar para salvarnos de nosotros mismos.

La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida. No hay ningún otro lugar, al menos en el futuro próximo, al cual nuestra especie pudiera migrar. Visitar, sí. Colonizar, aún no. Nos guste o no, en este momento la Tierra es donde tenemos que quedarnos. Se ha dicho que la astronomía es una experiencia de humildad y construcción de carácter. Quizá no hay mejor demostración de la tontería de los prejuicios humanos que esta imagen distante de nuestro minúsculo mundo. Para mí, subraya nuestra responsabilidad de tratarnos los unos a los otros más amablemente, y de preservar el pálido punto azul, el único hogar que jamás hemos conocido.”


http://es.wikipedia.org/wiki/Un_punto_azul_palido

Elio Milay dijo...

De cada beso que nos dimos, quedan
fugaces sombras que olvidamos fácil,
volcanes donde se oscurece el magma
tras explosión muy alta e importante.

Vendrá la muerte con su manto mudo
trayendo arena a este jardín tan frágil.
Lo que era verde será gris y, entonces,
nuestra esperanza estrechará su oasis.

Se hace el vacío cuando el mundo crea
necia ceniza en vez de flores y árboles.
Dunas sin límite en el mar del cosmos:
Del hombre el tiempo borrará señales.

Incluso al Sol consumirán sus llamas;
su propio incendio apagará al gigante.
Toda la vida que aún latía en la Tierra
irá extinguiéndose, como otros antes.

(Elio Milay)

http://blue-spirits.blogspot.com


FELICIDADES POR TU BLOG!!!!!!!!!!!

Elio Milay dijo...

Hola, Maite preciosa.

Yo hago exactamente lo mismo que tú, devuelvo las visitas poco a poco. Y te comprendo en todo lo que me cuentas. Justo me has escrito cuando terminaba de escribir un poema que te va a encantar, y te prometo que no había leído tu correo, lo he leído después. Pero deduzco que ha habido conexión telepática o algo similar. ¡Gracias por la buena energía!

El poema lo puedes leer en la entrada de hoy, en el blog que actualizo con frecuencia. Si quieres probar a seguirme con ese "truco" tuyo, hazlo en él. La dirección es

http://blue-spirits.blogspot.com

De todas formas te pongo el poema en el próximo comentario.

Tú y yo somos, por decirlo de alguna manera, integrantes del mismo equipo. Nuestra visión de las cosas es amplia, quizá porque los viajes nos han hecho comprender que el mundo es más que el egoísmo local del vecindario. Que hay que mirar más lejos y ensanchar la perspectiva, tanto la visual y mental, como la ética y moral. Así que en ese sentido es completamente natural que nos hayamos encontrado. Te aprecio mucho, aunque no te conozca de nada. Leyendo tu blog y leyendo tu correo, puedo "sentirte". Lo mismo que tú a mí. Y lo que siento me agrada y me hace sonreir. Diciéndolo en términos coloquiales: Me caes súper bien.

Una curiosidad, ¿qué signo astrológico es el tuyo? ¿Sagitario?

Un beso muy fuerte, querida terrícola gallega guineana salmantina.

Elio

Elio Milay dijo...

EL NIÑO DE LAS ESTRELLAS (Parte 1)



En la insondable vastedad del cosmos,
un mundo azul, muy diminuto y pálido,
voltea en su eje y viaja errante en torno
a un horno de helio de fulgor mediano.

En su envoltura de agua, tierra y nubes,
habitan seres que se creen muy guapos,
muy importantes y muy listos. Cuentan
también entre ellos con algunos sabios.

Dicen llamarse Homo Sapiens Sapiens,
(aunque ello puede conducir a engaños,
pues en su inmensa mayoría son tontos
usando crueles sus erróneos cálculos.)

Se multiplican como un cáncer, desde
hace, en su mundo, un millón de años.
(Un año es una vuelta al sol completa.)
Matan sin pausa hasta el total colapso.

Su irresponsable sucesión de horrores
(sean por codicia o por rencor fanático)
llaman Historia Universal. ¡Ridículos!
Como un mosquito que se cree pájaro.

Pero doy gracias, porque en este viaje
mío a través del tiempo y del espacio,
encuentro hidrógeno unido a oxígeno:
Agua que baila un bello vals lunático.