4 ene. 2010

Remanso...



Remanso...

A la luz del sol quisiese tornarme remanso,
lugar lleno de caricias posándome en tu regazo,
como aquella niña que una vez fui antaño.

Reinando la inocencia sin conocer la injusticia,
porque los niños en ésta no conocen de inclemencias.

Sólo para ellos existe el asombro,
en esas caritas asomándose a la vida,
viviendo así cada día para regocijo de su algarabía.

Algún día se harán mayores,
pero mientras dejémosles,
ser niños disfrutando de todos los soles.

Va pasando cada etapa por todos nosotros,
éstas han de ser vividas paso a paso,
sin ninguna prisa para deleite de todos,
aprendiendo de todas ellas lo bueno que ofrece la vida.

Vivamos pues saboreando cada fracción de segundo,
que la vida ya se encarga de pasar a toda prisa.
En ella depositemos toda esperanza,
sólo así se hará más ligero el tránsito por la senda del camino.

Caminos y caminos hay muchos ¡elijamos!,
nos podremos equivocar pero así aprenderemos,
aquello que más nos llena,
aunque haya que cambiar el rumbo.

Mejor llevar una brújula que nos ayude en el trayecto,
puede ser el dejarnos guiar siempre por sentimientos,
dentro de nuestro corazón, no creo que haya indicativo mejor.




15 comentarios:

Silencios dijo...

Así es amiga, despacio pero sin prisas, tenemos que saborear cada segundo.

Mil Besitos cielo
Siempre es un placer encontrarme con tus excelsas letras ...

MarianGardi dijo...

Maite gracias por llegar a mis tierras poéticas.
Dices que solo se llega a ti picando en tu nombre pero para ello se te ha de ver entre los seguidores.
Quizás lo pensaste y se te olvido.
Dices que sólo eres una pluma y un bloc de notas. (Pero muy interesantes).
Un abrazo

Ligia dijo...

Saborear cada fracción de la vida... Buen consejo. Abrazos

verdial dijo...

Retornar a la infancia es una utopía pero que yo daría lo que fuera por conseguir.
Seguramente no todos desean lo mismo, algunos tal vez hasta se aterren, pero es tan hermoso ser niño y dejarse llevar, como bien dices, por el corazón...

Un abrazo

Mª JOSE. dijo...

Y como un remanso de paz,viviremos los que nos quede...
te dejo un beso y un regalo en mi casa.
MJ

Marucha dijo...

Amiga,empieza el año y tus letras lo hacen más ameno.
recibe un gran abrazo con mucho cariño desde tierras mexicanas de mar y sol.

galicia maravillas dijo...

binge... como palabra de verificación :) casi casi es bingo! muy bonita la fotografía y la música, y tu poema fantástico :) biquiñosss do gatiño, de Tin e meus :))

*Luna dijo...

Un remanso de paz es tu poema precioso
un beso

Bichita23 dijo...

Hola Maite te encuentro y espero buen comienzo siguiendote...
Aún cuando la niñez haya pasado, todos llevamos un niño interior, el nuca desparece es ese que nos hace reir sin deternos, saborear un helado, volvamos a veces a él, alli estaremos en remanzo , ensulzura, siempre el corazón Maite siempre
Fue un placer pisar tu casa abrazos

Anouna dijo...

Muchas opciones para tomar, muchos caminos para elegir, busquemos aquellos que nos ofrezcan un remanso de paz y no una vida de agitación constante que nos deja sin aliento y sin ánimo.

Elegir bien y con sabiduría, llevar esa brujula que nos muestre donde está nuestro destino.

Un gran abrazo, mientras veo la nieve caer.

Anouna

Poetiza dijo...

Maite, que bellas letras. Besos amiga, cuidate.

Emy dijo...

Holaaa Maite, precioso lo que escribiste y la música que elegiste también, me gusta ese cantante, vivimos demasiado deprisa y no saboreamos bien las cosas.

Besos.

Manolo Jiménez dijo...

Bellas palabras en forma de bella poesía.

Siempre consigues hacerme parar a pensar e intentar ser un poquito mejor con cada poema. Eso no tiene precio.

Abrazos.

MarianGardi dijo...

Ahora comprendo eso de la pluma y del bloc.
No nos perderemos de vista Maite.
Y soy super simpatica si y me encanta la naturalidad y la sencillez
Besicos granainos

Antoñi dijo...

La PAZ con mayúscula, es lo mejor, en todo. Equivocarse es de humanos, como el rectificar y no rendirse hasta conseguir lo que necesitamos para hallar el equilibrio, que nos haga sentir en paz con nosotros mismos y desde luego que es un camino que ya se traza en la niñez, lo que aprendemos en ella, desde el cariño de nuestros padres....
Creo que los reyes dejaron algo para ti en mi blog...
Besos, amiga y cuídate mucho, Antoñi