8 feb. 2010

Mi Mar Querida...



Mi Mar Querida...

Hace ya mucho tiempo que mi mar he dejado
ahora vivo en una ciudad con río, no tengo, lo que yo más quería;
ese olor a salitre, que a mí cada noche llegaba, el ruido de sus olas, cada día.
Os añoro mucho la mar de mis: juegos, venturas, travesuras, perteneciendo al pasado.

Nunca más allí he de volver la pena sería de cuidado,
tenéis con vos a un dictador y así es difícil la fantasía,
me acuerdo de cada nativo en mis despertares cada día:
costumbres, gentes, vuestra lengua, que por mí han pasado.

Al no veros siento mucha pena
no quisiera morirme sin volveros a ver,
quién sabe quizás algún día.

Espero que las lindas palmeras sigan dando cocos para vuestra cena,
¡cómo echo de menos aquel jugo de los cocos que bebía sin querer!
Mi madre iba abriendo cada coco, mientras todo el jugo me bebía, y por ello enseguida los escondía.




Aquí, nací y fuí inmensamente feliz...


gertrudis48

14 comentarios:

Keeerry(: dijo...

Me encanta..♥

MarianGardi dijo...

Quèe lujo haber vvivido cerca del mar
besos

Paco Alonso dijo...

Que bello tema la mar...
Si que es hermoso el poema que nos acercas, siempre es un placer visitar tu espacio.

Gracias por compartir.

Cálido abrazo.

Anna Jorba Ricart dijo...

Casualmente he encontrado este blog...y me he parado al ver el video...yo he nacido en Bata (Guinea)...pero no tengo recuerdos pues regresamos a España siendo muy pequeña...pero siempre he oido hablar en casa a mis padres de estas tierras y por ellos me las quiero...
Un saludo.

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

Hola Anna, ¡vaya ha sido casualidad!, Bata en el continente, con sus hermosas playas de arena blanca, allí hay muchísima madera, en Malabo, antes Santa Isabel de Fernando Poo, sacan cada día alrededor de 300.000 mil barriles de petróleo, y todo para el dictador, y asesino, Teodoro Obiang, ver para creer, con el beneplácito de todos los dirigentes del mundo, incluídos los de nuestro país, incluso el Rey Juan Carlos, con lo bien que me caía, pero lo recibió, y todo mi gozo en un pozo, ya se sabe donde hay el dichoso oro negro... Sus habitantes siendo vejados y viviendo en la más absoluta indigencia, y malos tratos físicos en la cárcel, hasta les arrancan los miembros de cuajo, es algo que me puede, no pienso CALLARME, ante semejante BARBARIE...

TEODORO OBIANG ES UN ASESINO EN PLENO SIGLO XXI, CON EL BENEPLÁCITO DE TODOS LOS DIRIGENTES DEL MUNDO...

Aprovecho para daros las gracias y un abrazo, si viene alguien más, que haga suyas estas palabras escritas.

besossssssss

Maite

Marisol dijo...

Hago míos tus saludos. Gran sorpresa con este dato que nos has dado de tu persona. Me gustó mucho tu entrada lleno de nostalgia ante lo vivido en tu niñez y también de denuncia ante las injusticias. Desconocía que este país estuviera regido por un dictador.
Te dejo muchos saludos berlineses.

*Luna dijo...

Hola cielo vivir ceca del mar es todo un privilejio yo lo tengo muy cerquita y me siento afortunada
un beso

MORGANA dijo...

Hola corazón..ahora estoy con mil líos hasta que reorganice mi nueva casa..no te olvido.Morgana

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

jajajajaja ;-))) Te va como anillo al dedo tu nombre, "MORGANA", qué imaginación tan imaginativa, me mondoooooooooo, jajaja ;-)

besossssssssssss saláaaaaaaaaa

Maite

Narci dijo...

El mar, la mar... que a todos y todas enamora y exalta, Caballero y truhán, dama y brujita, todo en uno, y la pasión servida.

Besos
Narci

Poetiza dijo...

Lindo leerte amiga, tus recuerdos son bellos. Besos, cuidate.

Gala dijo...

Cuanta melancolia por ese mar que sin saber por que nos arrastra e hipnotiza.
Muchos besitos y a ver si me pongo un poco al dia que veo que has escrito cosas muy bellas.

Emy dijo...

Hola Maite, ya sabes que no soy de playa pero ver esos paisajes y la playa que tu describes en tus versos tienen que ser preciosas, creo que no me gustan porque no he tenido la suerte de conocer esas playas tan preciosas.

Besos.

Manolo Jiménez dijo...

Te puede la nostalgia de aquellas tierras que te vieron nacer. Lo comprendo.

Puede que las cosas cambien, estos dictadores pueden durar una vida o un suspiro. Depende.

Abrazos.