16 sept. 2012

¡Ay alma soñadora!...


Anhelante de aconteceres

Te han lancerado fuerte.

Con mentiras sin verdades.

Señas que creías,

Quizás equivocadamente.

Nada te decían

Solo gestos... que parecían,

Ser fascinantes.

Jugando con tus sentires,

En estado silente

Te contestaban siempre.

Condenada así día tras día

Sin embargo ¡zas!.

Siempre desde tu despertar

Vas tejiendo tus días.

Nunca sabes al despertar

Como ellos serán.

Te despiertas,

Y... echas a caminar

Debe de ser así y así será.

Por ese sendero cada día.

Apenas sales,

Te atenaza nuevamente,

Ese miedo... despierta niña.

Ahora a caminar.

Algo te motiva.

Te despiertas,

Y... a veces mal.

Poquito a poquito se disipa

Todo ese malestar.

Sin apenas darte cuenta,

Ahí estás... haciendo,

Tejiendo... sin apenas

Saberlo, el día,

Va declinando,

Y... cuando...

Te quieres dar cuenta.

Se te ha ido

Entre las manos.

Hasta te has olvidado,

De tu crepúsculo.

Rojo tan anaranjado

Y... te entra esa congoja,

Porque te has olvidado.

Sin percatarte.

Sigues en esas

Tus cavilaciones,

Ideas, imaginas, haces.

Llega ya la anochecida,

Y sigues... hilando.

Topándote con la amanecida:

Ella y tu soledad,

Soledad buscada,

Y en muy buena compañía.

Que es tu alma

Tan llena y vivida.

Es cierto que sueñas,

Lucha por esos tus sueños.

Incluso a veces crees atisbar

¿Quién lo sabe?.

¿Quizás, cuándo, dónde?.

Intento respirar,

Y no quedare sin aire.

No temas no, no, no, no.

¡Adelante!.

No agoto mi paciencia:

Sueño con campos,

Sueño con mares,

Sueño con cielos.

Ellos mitigan mis males.

Desde hace tiempo

Me he negado

Cantar al desamor.

Prefiero tararear: Al Amor.

A la vida,

A los pájaros,

A las estrellas,

A los niños,

A nuestros mayores,

A todos mis semejantes.

Cantar al desamor

Es como queja constante.

Ello no conduce a nada

Más que al desastre,

Y... a la pena del alma.

Me congratula beber

En la fuente del Amor.

Logrando así mi calma,

Y por ende la de mis semejantes.








hamoudaissam


1 comentario:

Pedro Luis López Pérez dijo...

Esa Alma Soñadora llena de inocencia y sapiencia de Sueños.
Precioso Video.
Un abrazo.