31 ene. 2013

Te encontré...

Te encontré...

Te encontré dentro de mi corazón,
sin ninguna razón pero nuevamente te encontré.

 Tus palabras se hicieron eco en mi alma,
que anhelaba de verdad.

 Siempre tu recuerdo en mí,
como fuego en rescoldo y resplandor.

 Fuimos todo y mucho más y,
por más tiempo que pase nunca lo podré olvidar.

 Esa sonrisa tan tuya,
que me cautiva al mirar,

Esa miel en tus labios,
que me hicieron reposar.

 Y así llego el amor,
que nunca se despidió...




5 comentarios:

La Gata Coqueta dijo...



Me gustaría ser una gota de lluvia,
Para nacer al borde de unos bellos ojos
derramarme por la luz de las mejillas
y romperme en la silueta de los labios,
para iluminarte con una sonrisa cada mañana.

¡¡Un feliz y radiante fin de semana te deseo!!

Atte.
María Del Carmen


AMBAR dijo...

Mi querida Maite.
Perdón, parece que estos días el tiempo va en mi contra, y un poco también mis ánimos, pero todo llega y todo se pasa.
Me ha gustado esa sonrisa mezclada con tus lágrimas, sal y néctar, sentidas y hermosas letras.
Llego a ese suave amarte, quererte y vivir en un suspiro cada amanecer, y esa frase me hace agradecer, tener vida en cada despertar.
Sigamos soñando el amor es hermoso incluso en la lejanía.
Así es el verdadero amor, hace eco y resuena con fuerza una y otra vez dentro del corazón.
Aunque no paso tan seguido, disfruto de leer, TODO.
Un agrazo grande.
Ambar

Narci M. Ventanas dijo...

Bendito sean los amores que nunca dicen adiós.

besos

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Una belleza de noble y leal sentimiento que se hace Eterno.
Preciosa Poesía.
Un abrazo y besos.

de soslayo dijo...

Poesía de la mejor. Te vi en los seguidores de dragomirescu 52. Me quedo, si me lo permites. Gracias.

Salud