26 ene. 2009

El Enfado...

El Enfado... (Entrada escrita hace tiempo)

Hoy voy hablar del enfado, rabia, como queramos llamarlo, por algo que me aconteció en su día. Ahora ya estoy muy bien de salud, relajada, tranquila y he pensado, reflexionado sobre ello, porque no es frecuente en mí conducirme de esta manera.

Creo que todo el mundo tiene que vérselas con la rabia alguna que otra vez en su vida. La rabia, el enojo, es una emoción sincera. Cuando no se expresa, se va acumulando en el cuerpo, y normalmente se manifiesta en forma de mal estar, de alguna manera incluso... podemos llegar a somatizar todo aquello que nos ocurre, y ello sale a la luz, reflejado en nuestro organismo.

Como siempre estoy escribiendo desde mi perspectiva, mi punto de vista, sin sentar cátedra, ni nada por el estilo, simplemente es un razonamiento a mis pensamientos, que fluyen continuamente. Por lo tanto escribo de manera subjetiva, porque siempre he pensado que ser objetivos es arduo complicado.

Después de este pequeñito inciso, continúo... Para mí... siempre lo mejor es poder hablar sinceramente con la persona con quien estoy enfadada, y así liberar las emociones contenidas, pero antes de ello, lo mejor es ir preparada, porque si llevo mucho enfado, en lugar de arreglar las cosas, las puedo poner al límite, y eso no es precisamente lo idóneo. Hay que ir con muy buena predisposición, claro, siempre y cuando, con aquella o aquellas personas, que nos hemos enfadado merezcan la pena, si son del tipo de personas, que nos hacen daño, tienen envidia, celos o amén de otras causas, lo mejor es ignorar, pasar página y punto final.

Quizás, os parezca una tontería, pero cuando alguna vez alguien, que me merecía la pena me ha hecho daño, he chillado, gritado, llorado, he dado con los cojines contra el sofá, y así, esa rabia, enfado, enojo, se iban diluyendo. No siento ninguna vergüenza en confesarlo, porque mis sentimientos son pensamientos en acción. Tienen una utilidad, y cuando los dejo salir libremente de mi mente, y de mi cuerpo, dejo espacio para otras experiencias más positivas. Y así, después de hacer todo esto, que os puede parecer una tontada, me quedo toda relajada, y dispuesta a perdonar a la persona que provoco mi enfado. El perdón es un acto de libertad para mí misma, porque soy yo, quien me beneficio con él. Esto me lleva a pensar en la diferencia entre liberar y revivir viejas rabias, enojos, enfados o como queramos llamarlo. Ya es pasado, no revivas, hecha todo eso al saco del olvido.

A veces, ante injusticias, no debemos permanecer impasibles, y por supuesto toda injusticia produce enojo, pero un enfado habitual no es bueno, debemos de huir del como de la peste. Muchas personas ya salen enfadadas de casa, y claro el enojo produce más enojo, en otros, es un efecto boomerang, de alguna manera rebota contra uno. Por eso tengo la sana costumbre, cuando salgo de casa, al mismo tiempo que cierro la puerta, en algún lugar dejo, el enojo, la tristeza, y salgo a la calle con la mejor predisposición, la verdad no me cuesta mucho, es cierto que tengo un carácter fuerte, pero a la par me considero una persona bastante afable, no es presunción, es realidad, y además lo puedo constatar, porque mis amistades y conocidos, así me lo dicen. Creo que nadie escapa a la experiencia de la rabia, enojo, enfado, ira. El secreto está en identificar e intentar llevar esa energía en una dirección más sana, de lo contrario, nos veríamos ante el resentimiento, que es la rabia contenida durante mucho tiempo, por ello es bueno, reflexionar, interiorizar, para así poder canalizar, nuestros emociones. Cuando me aconteció aquel enfado, lo que me ocurrió, entonces, fue un cúmulo de acontecimientos, porque ya digo que mi carácter aunque fuerte lo sé dominar, desde hace mucho tiempo, debido quizás a que siempre he pensado mucho, reflexionado e interiorizado, me ocurre desde bien niña, creo recordar que como a los seis años, ya me hacía muchas preguntas. Por supuesto preguntaba a mis mayores, pero no siempre por no decir casi ninguna me satisfacía aquello que me decían, y entonces me dedicaba a estar en mi mundo, como suelo llamarlo hoy en día.

Ya finalizo diciendo que todo eso hay que apartarlo del camino, no conduce a nada, sólo hacernos daño a nosotros mismos.



Menudos cuidadores del hogar...

Esceha57

11 comentarios:

Elisabeth dijo...

Yo en el enfado prefiero esperar a q se me pase pq siempre se dicen cosas que hacen mucho daño y q seguramente ni se sienten...espero me relajo y despues lo hablo...

besitossss

Nerim dijo...

Que dificil es contenerse cuando uno descubre que alguien lo ha decepcionado. No sé cual será el mejor camino para calmar tanta rabia, supongo que cada persona tratará de resolverlo de la mejor manera que sabe y puede.
A mi me va bien salir a la terraza, mirar al cielo y respirar hondo, muy profundamente hasta que me canso y me siento a descansar.

roxana dijo...

PANDE. Un gusto visitarte. hacia mucho que no venia por aca!
La rabia , la bronca etc. que daño nos hacen!!!! Se va agujereando algo dentro nuestro, son heridas que ulveran!!!
Yo humildemnete te digo que descubrí que puedo cambiarla por el llanto, me desahoga mas y luego mas calma puedo pensar mejor y dialogar mejor tambien. Muchas veces gritamos en vez de llorar. Dicen algunos entendidso que la rabia esconde la tristeza!
sacarla con làgrimas es mejor que sacarla con veneno. Un beso Y seguimos conectadas. Roxana

Adrisol dijo...

aprendí a través de las experiencias vividas a controlar mi enfado y a que se vaya disipando....generalmente el enfado se descarga primero con quién no tiene nada que ver...y ahí, está lo peligroso.........
es un trabajo, claro, pero se puede!!!!!!!!!

un abrazo enormeeeeeeeeeee, reina

roxana dijo...

Pande. Aca estoy, cuando quieras un poquito de mi. No se realmente que te puso tan triste! pues hay dolores que tardan mucgo en cicatrizar y dejan huellas a través de toda nuestra vida, otros se mitigan mas facilmente. Quien puede decir que no ha tenido dolores fuertes, muy fuertes, que es como que se pierde un poco de carne en ellos! Te desgarran!
Yo tambie los tuve! y nadie está exento que no vuelva a tenerlos.! pero esa palabra TIEMPO!! existe y con ella se va cicatrizando la herida.
Espera que vaya pasano y en el mientras tanto haz lo que sientas hacer, llorar, dormir, y volvr a SALIR!!! Un beso
Roxana

VIVIR dijo...

Querida amiga pasate por mi blog y recojes el premio que tengo el honor de otrogarte.....

¡Premio Blog con Esencia!!!

Un beso gigante....

Rita dijo...

Pande, te diré primero que me gusta mucho tu video del gato y el perro, me encantó. Te diré ahora que lo de arremeter con los cojines ante un enfado es muy sabio, no es una tonteria, lo hacemos más de lo que tu crees, hay que echar fuera esa ira y luego calmados, hablar. Haces muy bien, a mi también me funciona. Creo que es la manera de poder razonar y no poner las cosas peor. Un beso

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, María T...

La vida me ha enseñado que las palabras gritadas con enojo hieren y causan mucho daño.

Por eso desde hace algún tiempo, he optado por callar y esperar que pase la tormenta.

Un abrazo.

Mundo Animal. dijo...

ENTIENDO TUS PALABRAS MAS DE LO QUE IMAGINAS.
HOLAAAAAAAAAAA TIENES UN DIPLOMA DE AMISTAD EN MUNDO ANIMALLLL, ES PARA TIIIIIII, TE ESTA ESPERANDOOOOO
UN ABRAZO DE TU AMIGO CHRISSS

Rosy dijo...

el enfado creo qe todos en algun momento hemos explotado, el cuerpo va acumulado cada dia una presion que bueno en algun momento se te sale a flote, es dificil pero hay que ser fuerte y tranquilisarnos y continuar sin herir a los demas te dejo mi saludo y muy lindo tu blogger gracias

Rita dijo...

Pande, vengo de nuevo a compartir contigo un premio de Abu, el Blog con corazón, pasate por mi blog y recogelo, un beso