12 jul. 2013

Las estrellas...


Las estrellas...

Las estrellas nos dieron su cobijo
alegres nos mirábamos en uno
acunándonos... quedándonos cautivos.

El manto era seguro y cobrizo
las sonrisas llenaban el espacio,
que hacíamos de caricias y piruetas.

La mar nos acompañaba en su tejido,
al vaivén de olas y de arenas.
La pasión se transformaba en ternura
hecha con hilos de seda.

La arena era la sábana profunda
de querencias y ansiedades
en el profundo encuentro de la vida...

3 comentarios:

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Preciosa Poesía con esas Estrellas iluminando un Amor entre olas y arenas blancas...Precioso.
Abrazos y besos.

AMBAR dijo...

Hola Maite, muy preciosos tus versos y esta frase maravillosa.

La pasión se transformaba en ternura
hecha con hilos de seda.

El amor todo lo envuelve.
Un abrazo y un buen fin de semana.
Ambar

Karina dijo...

Sin palabras. Totalmente alucinante. Genial.