22 feb. 2012

No juegues...




No juegues con fuego niño,
huye del peligro sin venda
esperando del amor una señal encendida.
en el bendito rincón que una vez nos acompañó.

No te quedes a la deriva en tu ceguera.
Sé llama que alumbra la vida
de un rescoldo de ceniza siempre encendida
a la vera del camino sin vergüenza.

No hagas del juego, celosía, abre bien tu ventana,
oyendo el trinar de los pájaros al despertar
saliendo de la noche en busca de claros días.

Todo jugador mueve su ficha
en cada una de sus partidas,
para sentirse vivo escapando a su agonía.




PalomaML63

6 comentarios:

AMBAR dijo...

Hola Maite.
Me encanta este poema, es profundo y hermoso.
Siento estar ausente tanto tiempo en el que os dejo semi-abandonados, con tiempo volveré a leer todo lo que me he perdido en estos días.
Un abrazo.
Ambae.

Campanilla dijo...

Pedazo de poema, escrito por pedazo de mujer preciosa. Gracias por tu foto, que hace que te tengamos más cerquita. No sé si presentas estos poemas a concursos, pero si no lo haces, deberías. Besos.

SANDRA... dijo...

De una profunda ternura tus versos, me encantó leerte. Besitossssssssssss.

Ligia dijo...

Un cambio de look? Estás muy guapa, aparte de inspirada en tus poemas. Abrazos

NuriaLourdes dijo...

Holaaaaaa... de vuelta por aquí. Hermoso y sentido poema, reflejo de la inspiración de tu alma y de tu corazón.
Un abrazote!.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Maite:

El amor es cosa seria, no hay cartas bajo la manga en una limpia partida.

Te ves muy bien en la fotografía.

Abrazos.