31 mar. 2010

El Sol...



El Sol...

El sol nos miró desde su cima
nos ofreció sus rayos en racimo.
queriéndonos en su camino
de bondad y de buen clima.

Bebamos en armonía con el la lima,
que no se la beba nadie en el mal camino
sigamos la ruta del buen destino
siendo leones en la calima.

Por los resquicios del encuentro
los besos se perdían
como trampa en su desencuentro.

Pero de pronto se reconocían
girando el eje de la tierra y en su centro
dos seres uno a uno se comían y reian.




9 comentarios:

Rocío dijo...

Qué evocadora tu entrada.. me ha recordado la grandeza del Sol, y la certeza de que también se apagará algún día.

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

Gracias Rocío, cierto es lo que dices, espero haberme apafado antes de que el sol se apagué y no vea tal pena...

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Gracias a ese rey de todo el universo podemos vivir, como estamos en día de recogimiento, me uno a tu oración y elevo ese bello poema hasta el mismo sol.
Besos

Leni dijo...

El sol y su racimo de rayos es el máximo exponente de vida y de luz...
Saber acunarse en él con una mirada enfrente es sublime.

Un beso grande.

roxana dijo...

BELLA ENTRADA Y LA FUERZA Y ENRGIA DEL SOL NOS SALVA!!!!!!!!!!!!! UN BESO Y FELICES PASCUAS!!!!!!!!!!!!!

Myr dijo...

Bendito sea el sol y su energía.

Besos y Felices Pascuas

*Luna dijo...

Un poema lleno de luz
un beso

Marucha dijo...

Maite,amiga,que este sol tan alegre me endulza el alma.

recibe un abrazo y mi cariño.

Poetiza dijo...

La fuerza del sol da vida pero tambien mata. Lindo poema amiga. Besos, cuidate.