2 mar. 2010

Mi pequeña, Elena...



Mi pequeña, Elena...


La vida es tan indescifrable,
así mi pequeña eres en tus cosas.
Siendo sumamente silenciosa,
difícil a veces saber de ti, pero te sé, y eres afable.

Siempre tan dueña de tus silencios, no, no, no, no te alejabas,
quizás hasta hayas estado aún más cerca en esta vida,
que hemos recorrido por un tiempo juntas como madeja,
que se va deshilando para hacer mella.

Has recorrido el camino de la vereda
con alegría y fuerza
dandonos a todos paz y fortaleza.

Esa carita tan dulce irradiando alegría
todavía en las épocas más doloridas,
pero tu presencia todo lo cautivaba y cautiva.



abejitazul

10 comentarios:

Poetiza dijo...

Hermoso poema como ella, Elena. Besos, cuidate amiga.

Manolo Jiménez dijo...

Tu pequeña es bella... tiene a quien salir.

Me imagino que se forma de ser también será hermosa, como la de su madre.

Abrazos.

MarianGardi dijo...

De tal palo, dicen tal astilla.
Felicidades por tu hermosa hija!!
Ella y tu sois Una.
Un abrazo

MORGANA dijo...

Maite,con lo sensible que estoy en estos días,me has hecho llorar...que hermosura de mujer..es igual que su madre,valiente y guerrera.
Mil besos a tu alma.
Morgana.

Gladys Pacheco Leiva dijo...

Lindas palabras para una hija
aúnque se aleje físicamente
siempre su alma estara junto
a tí.Besos que estes bien.

Ligia dijo...

Hermoso el poema que le dedicas a tu hija. Abrazos

Myr dijo...

Bello homenaje a tu hija, seguro que ella está muy orgullosa de su mamá.

Y también aquí estoy visitándo, es cierto hace tiempo que no venía.... y gracias por tu linda visita en mi casa.

Besos

Emy dijo...

Hola Maite, que guapa es tu niña, que no hacemos las madres por nuestros hijos verdad.

Besos.

La Gata Coqueta dijo...

Hola Mª Teresa cariño!! Ya te extrañaba, como eras tu la que estabas en deuda...

Encuentro otra linea más calida en estas últimas entradas y me encantan, como buena madre en este caso, con tu niña Elena, que para nosotros lo seran la vida entera aúnque a ellas no les agrade tanto...

Para mi siguen siendolo y la última que diga a alguien que ella es la pequeña no lo quiere ni oir, no se dan cuenta que cuando sean mayores de verdad... entonces si quedran a la madre cerca para que le recuerde que es la más pequeña, pero yo ya no estaré.

Feliz semana para ti y algrandome un montén encontrarte por casa.

Un abrazo de sonrisas para compartirlas con los que no las encuentran,

Marí

Gala dijo...

Precioso poema.
Los hijos son lo mejor que la vida nos otorga.
Son los bellos amaneceres de cada dia.

Muchos besos