16 ago. 2012

Agua...



Agua

Agua, clara, cristalina,
que discurres, por:
los mares, ríos, arroyos,
viajera incansable,
que te alimentas de la lluvia.

A veces ésta es como torrente,
y tu agua se vuelve turbulenta.
Te castiga, te azota,
como la misma vida.

En tu trayecto te vas asomando,
viviendo cada momento,
como si fuese el último,
al instante renovado.

No te quejas,
sigues ruta,
a pesar de los pesares.
Y si te cambian el rumbo,
puedes salir por peteneras,
y armar la marimorena.

A veces, eres querida, esperada
otras, eres temida.
Salga el sol por donde quiera,
no siempre podemos gustar,
y ser, complacientes, allá penas.

Un placer dejarte,
que te aposentes,
para así purificarte.
Purificarnos a todos,
en tu grácil recorrido.

Nos traes la vida,
todos, nos bañamos, en ti,
sean: plantas, animales,
o como nosotros, que a veces,
ni parecemos racionales.

Aprendamos de ti,
en el trayecto de la vida,
ha de haber: cordura,
amor, paz, alegria,
y salvar toda amargura.
Que el agua se haga amor,
porque lo que urge aquí es la vida.




jaumequaselvo