31 ago. 2012

Cisne...

Cisne...

¿Cómo vivir sin ti?

Sin tu libre aleteo.

Cisne que refrescas el agua,

Que recorres allende los lagos cristalinos y rizados.

Sin ti, ni la vida, ni la alegría,

Ni la maravilla de la mañana,

Tienen ningún sentido.

Ni para nada sirven;

En la lejanía está el horizonte.

Viviendo tú sin mí

Y... yo sin ti.

Tú te has llevado mi fragancia,

El gusto por la vida.

Te he quedado esperando:

En el lago y el aire

Perdiendo mi voz y mi alegría.

Creí que ya no te amaba

Un día en mi mirada abstraida.

Pero el sol radiante

Mi henchido sentir volvió a la cara.

Amamos, desamamos...

Ida y vuelta,

Vuelta e ida.

Otro día volví a percibirte,

Sí, en tu manera de trovar.

Cánticos llenos de paz

A la luz de la luna,

Bajo ellos bailan los danzarines.

Nada cambia del todo,

Sí, se tranforma.

Y... hasta va in crescendo.

Sólo la fuerza del Amor,

Salva en un instante la distancia.



1 comentario:

Pedro Luis López Pérez dijo...

La Vida está llena de Antónimos y opuestos que se complementan y forman un Todo, donde parece que no hay Nada.
En la distancia se siente la cercanía de un Fuerte Amor.
Un abrazo.